Cuándo y dónde viajar si vas justo de presupuesto

21, 06, 2017

Una de nuestras misiones principales en Travelzoo es buscar cuál el mejor momento para visitar cualquier destino del planeta. Y hay una cosa clara. Es casi una teoría, que se repite en casi todos los casos: si viajas fuera de temporada, puedes encontrar ofertas despampanantes. Y en muchas ocasiones, puedes convertir un viaje extremadamente caro, en una auténtica ganga.

Por ejemplo: un buen viaje con vuelos incluidos a Canadá puede llegar a costarte en verano unos 1900€, pero si lo reservas en septiembre u octubre el precio desciende a menos de 1500€. Por lo que haz las maletas para fuera de temporada, llévate ropa de abrigo y visita las mejores atracciones sin hacer colas.

A Tailandia de julio a octubre
Sí, de julio a octubre es también época de lluvias en Tailandia, pero los chubascos no suelen durar todo el día.

 

A China de noviembre a febrero
De noviembre a febrero en China se pueden esperar cielos azules, aunque con vientos fríos, especialmente en la Gran Muralla. Pero todo tiene su compensación: en muchos tramos tendrás toda la muralla para ti.


A las Islas Baleares en otoño

En verano, Mallorca, Menorca e Ibiza echan humo. Todo sube. El calor, los precios, el número de turistas. El aeropuerto de Palma de Mallorca es uno de los que más tráfico tienen en España. Hay playas que tienen que cerrar porque no queda sitio para poner una toalla (no es exageración). Una vez acaba el verano, todo se suaviza: el clima, los residentes están más receptivos y los precios bajan de golpe, sobre todo en la primera y segunda semana de septiembre. Entonces se pueden encontrar ofertas irresistibles. Y las playas están en su mejor momento del año.

 

A post shared by Marc Carlot (@marc_carlot) on

A las principales ciudades de Europa de noviembre e febrero
La época que va de noviembre a diciembre (salvo fechas señaladas) es tranquila en muchas de las principales ciudades europeas, sobre todo si lo comparamos con las multitudes de turistas que las invaden entre primavera y verano. Por ejemplo, te ahorrarás un montón de tiempo evitando las interminables colas que se forman en El Vaticano. Además, ¿hay algo más romántico que pasear frente a la Torre Eiffel blanqueada por la nieve?

A Sudáfrica entre diciembre y marzo
Es verdad que durante un safari entre diciembre y marzo se ven menos animales, pero en su lugar puedes disfrutar de la vida salvaje y los paisajes viajando entre las espectaculares playas de Ciudad del Cabo.



A Costa Rica entre mayo y noviembre
Estamos hablando de la estación húmeda, pero no de lluvias incesantes de esas que no acaban nunca. De hecho, entre mayo y noviembre es la temporada idónea para el avistamiento (en la zona Atlántica) de las tortugas Carey o para hacer rafting con un caudal máximo. ¿Te atreves?  



A Hawaii en primavera y otoño
Este período de viaje es genial, porque se pueden esquivar las vacaciones de primavera y las aglomeraciones propias del verano. Además, en esta época es cuando Hawaii se muestra como realmente es. 



A Perú entre noviembre y abril
Estas fechas justamente coinciden con la estación lluviosa en Perú, cuando las carreteras suelen estar cubiertas de barro. Seguramente es un magnífico momento para reservar un circuito guiado y dejar que otros se preocupen de controlar el volante.



A Israel en enero y febrero
Curiosamente, hay bastante gente a los que les gusta visitar Israel especialmente en invierno. Recordemos que es un país situado en el Medio Oriente, lo que significa que en enero o febrero hay más lluvia, algunos días fríos e incluso algo de nieve. No te olvides el paraguas, abrígate y planifica con la idea de que muchas visitas deberían ser en interiores.



A Turquía en febrero
Este es el mes más frío del año en Turquía, pero sin dudarlo un mes perfecto para conocer Estambul. Parece que la hayan vaciado completamente de turistas. Tendrás la ciudad enterita para ti. Tendrás la sensación de que eres el dueña/o de la Mezquita Azul. Eso sí, solamente hay que tener en cuenta algunas precauciones: no te acerques a las ciudades costeras, puesto que en febrero están cerradas a cal y canto, y tampoco te plantees durante esta época dar un paseo en globo aerostático por la Capadocia.



A Australia de octubre a marzo
El objetivo aquí es prepararse para un verano caliente, húmedo y pasado por agua. El tema está en tener suerte y que en esta época - tal vez apurando en septiembre, octubre o noviembre -, te toquen unos días no excesivamente calurosos.



A Orlando en otoño e invierno
Hay una cosa clara: en invierno y en otoño los niños están estudiando obedientemente en sus colegios. No hay rastro de ellos en Disney World, por lo que puedes subir a muchas más atracciones de lo que ocurriría normalmente. Solo una cosa: comprueba qué atracciones están cerradas, porque es el momento en que el parque temático aprovecha  para la revisión y el mantenimiento.


A Las Vegas en verano
La mayor parte de un viaje por Las Vegas transcurre en espacios interiores, sea cuando sea, independientemente de la época del año. Espectáculos como Cirque du Soleil, las mesas de juego, el resort donde te alojes... Piensa que el Casino siempre está a 20º. Además del verano, las 3 ó 4 semanas que hay entre el día de Accion de Gracias (Thanksgiving) y la Navidad son otro momento muy interesante para encontrar ofertas potentes.



A Alaska en octubre, noviembre y abril
Los días en octubre, noviembre y abril en Alaska son largos y oscuros y algunas zonas básicamente están cerradas. Hay que asegurarse un itinerario donde aparezcan las ciudades principales como Juneau y Anchorage y así evitar las ciudades fantasmas. Sugerencia para cruceros: zarpar desde principios de mayo a finales de verano - principios de otoño.

Más ofertas y recomendaciones