Todo lo que debes saber antes de viajar a Sudáfrica (14 recomendaciones)

29, 12, 2019

Muchos viajeros nos piden una buena oferta para viajar al continente africano. Hay algo misterioso en nuestra mente (o corazón) que nos llama a conocer África. No es solo por su mágica luz, el color de sus paisajes o la vida salvaje de la sabana, es sobre todo porque es nuestra cuna. Allí nació nuestra especie (el homo sapiens) hace 2,5 millones de años.

Esta semana precisamente hemos encontrado una potentísima propuesta para viajar a Sudáfrica y nos gustaría darte algunos consejos para que,  si al final decides hacer este viajazo (o cualquier otro a la conocida como “Nación del Arcoiris”), todo salga a pedir de boca.


No necesitas visado

Una de las primeras cosas que debes saber es que si eres español y viajas como turista a Sudáfrica durante menos de 90 días (3 meses), no es necesario obtener un visado. Lo único que debes llevar encima es un pasaporte en vigor con estas 2 condiciones: la fecha de caducidad debe ser como mínimo de 30 días posteriores a la salida del viaje y contar con 2 páginas en blanco. Y si vas con niños, hay que llevar el certificado de nacimiento o el libro de familia debidamente sellados.


Vacunarse de la malaria para Kruger

Según el Ministerio español de Asuntos Exteriores, la medicina privada en Sudáfrica es excelente, pero muy cara, por lo que es totalmente imprescindible contratar un seguro de viaje lo más completo posible. De todos modos, si viajas desde España, no es obligatoria ninguna vacuna para entrar a Sudáfrica. Existen algunas vacunas recomendables como la de la Hepatitis A y B, la fiebre tifoidea o el tétanos. El tratamiento contra la malaria se aconseja si vas a visitar zonas de riesgo. Algunas de ellas están en el noreste del país, como, por ejemplo, el parque Kruger. De todos modos, lo más aconsejable antes de emprender este viaje es que pidas cita y visites el centro de vacunación internacional de tu ciudad.


Cuándo ir

Sudáfrica está en el hemisferio sur, por lo cual las estaciones son australes, es decir, se caracteriza por un verano cálido y húmedo (de noviembre a marzo) y un invierno seco y más fresco (de junio a septiembre). Sobre cuando viajar, la verdad es que durante todo el año la temperatura es muy agradable. El clima es suave, soleado y bastante seco. La elección depende mucho de cómo te guste viajar.  Hay personas que prefieren hacerlo en la estación seca para ver a la fauna en los parques nacionales y, en cambio, otros se deciden por los meses entre noviembre y marzo por lo bien que se está en las playas de Ciudad del Cabo.


Un día en Johannesburgo

En la mayoría de los casos, la primera parada en un viaje a Sudáfrica es la ciudad de Johannesburgo, también llamada Joburg o Jozi. Es el punto de partida de los itinerarios por el país. Aunque tal vez esté algo eclipsada por Ciudad del Cabo, vale la pena porque tiene muchas cosas interesantes que ver. Darse un paseo es indispensable para entender a su gente: Constitution Hill, el barrio de Sandton, el Apartheid Museum, Maboneng Precinct... Es un lugar con fama de conflictivo, pero como en todos sitios, hay que moverse con sensatez.

Plaza de Nelson Mandela, en el barrio de Sandton en Johannesburgo (foto de Sea Turtle en Flickr)

La calle con más premios Nobel del mundo

En Sudáfrica, y concretamente a 24 kilómetros de Johannesburgo, se respira historia. Uno de sus barrios más conocidos es Soweto (South Western Township), que además tiene más habitantes que Johannesburgo. Más de tres millones. Es el símbolo de la lucha contra el apartheid. Hay 3 visitas ineludibles: el Hector Pietersen Memorial y las casas de los dos Nobeles de la paz: la de Nelson Mandela en Vilakazi Street y ,muy cerca, la del arzobispo anglicano Desmond Tutu.


Disfrutar el trayecto entre Johannesburgo y Kruger: el Blyde River Canyon

Se suele decir que el camino es el destino. Y en muchas ocasiones es totalmente cierto. Ésta es una de ellas. Cuando coges el coche o la furgoneta, o el traslado que sea, para ir al Parque Kruger desde Johannesburgo –son seis horas de buena carretera asfaltada– te encontrarás una ruta espectacular. Unos paisajes impresionantes. Es la reserva natural de Blyde River Canyon. Es el tercer cañón más grande del mundo. En el camino, hay un mirador. Atento. No te pierdas nada.

Mirador Three Rondavels en el Blyde River Canyon, Sudáfrica (foto de Matthias Mullie en Unsplash)

De safari en el Parque Kruger

Hacer un safari es una experiencia única. Imborrable. Y hacerlo en la mayor reserva de fauna de Sudáfrica como es el Parque Nacional de Kruger es la apoteosis. Antes de ser Parque Nacional, Kruger era una reserva de caza en la que debido a la falta de legislación se cazaba indiscriminadamente, hasta que en 1926 se declaró Parque Nacional y un año más tarde se abrió al público. Es uno de los parques con mayor diversidad de animales. Tiene más de 500 especies de aves, 100 de reptiles, casi 150 de mamíferos, numerosos yacimientos arqueológicos y una extraordinaria cantidad de árboles y flores.

Parque Nacional Kruger en Sudáfrica (foto de Charl Durand en Unsplash)

Qué ver en Ciudad del Cabo

No existe un viaje completo a Sudáfrica que no incluya Ciudad del Cabo. Es una de las ciudades más fascinantes del planeta. Merece la pena dedicarle un día o incluso un par de días. Uno de los barrios más recomendables es Bo-Kaap, de origen malayo, donde destacan sus coloridas casas y mezquitas. 

Bo-Kaap en Ciudad del Cabo, Sudáfrica (foto de Claudio Fonte en Unsplash)

También es interesante visitar Long Street, la calle más popular de la ciudad, donde se puede practicar el shopping, comer en uno de sus restaurantes o admirar el arte es sus galerías. Y para acabar, un paseo por Ciudad del Cabo no estaría completo sin visitar el Victoria and Alfred Waterfront.

Victoria and Alfred Waterfront con vistas a la Table Mountain, Sudáfrico (foto de Matthias Mullie en Unsplash)

La Table Mountain y Kirstenbosh

Pero hay dos puntos fundamentales que se debe visitar cualquiera que llegué a Ciudad del Cabo. Bañada por el océano Atlántico por un lado y coronada por la fabulosa Table Mountain (Montaña de la Mesa) por el otro, es muy recomendable ascender hasta su cima. Es posible hacerlo con el teleférico o haciendo una ruta de senderismo. Una buena sugerencia es comenzar en el bello Jardín botánico de Kirstenbosh y desde ahí avanzar entre frondosos bosques, riachuelos y cascadas hasta coronar la cumbre y admirar la impresionante vista desde lo alto.

Vista del teleférico y Ciudad del Cabo desde Table Mountain, Sudáfrica (foto de Rudi Steenbruggen en Flickr)

Comer Boerewors y pap

Uno de los puntos fuertes de este magnífico país es su gastronomía. Si te apetece ir a comer a un restaurante sudafricano, no dudes en pedir estos dos platos. El pap o Poetopap se suele elaborar a partir de carne y maíz blanco. Otra de las versiones más famosas del pap es el isidudu, elaborada con calabaza. El pap suele ser uno de los acompañamientos usuales del que es uno de las comidas más famosas de Sudáfrica: los boerewors. Estas salchichas elaboradas a partir de carne de ternera picada (a veces combinada con cerdo o cordero), se condimentan con especias como pimienta negra, cilantro, nuez moscada, clavo o pimienta de Jamaica para ser embutidas en la tripa del animal poco después y ser mantenidas en sal y vinagre.


La Ruta del Jardín

Si es posible y dispones de tiempo, una propuesta es coger un coche y recorrer la "Ruta del Jardín" (Garden Route), desde Ciudad del Cabo a Port Elizabeth, entre Wilderness hasta el Parque Nacional de Tsitsikamma, uno de los tramos de costa más bellos que existen. Montañas, playas desiertas, densos bosques, caudalosos ríos, paisajes rocosos, viñedos... Brutal. Además, para darle la última pincelada a este viaje, puedes hacer un safari en la Reserva de Gondwana, donde se pueden ver los 5 grandes (Big Five): león, elefante, leopardo, búfalo y rinoceronte.

Puente Stormsriver en el Parque Nacional de Tsitsikamma en Sudáfrica (foto de Tim Stekkelies en Flickr)

Puesta de sol en Cabo de Buena Esperanza

Gran parte de los viajes que se proponen a Sudáfrica, proponen alcanzar el extremo más al sur del continente africano: la península del Cabo. Aunque, para ser exactos, el punto más meridional de África es el Cabo de las Agujas, donde se unen el océano Atlántico y el Índico. Sin embargo, el de Buena Esperanza es un símbolo para la historia, ya que los navegantes portugueses confirmaron que era posible navegar hacia las Indias al llegar hasta él. Allí, se oculta el sol cada día con una espectacularidad que quita el aliento.

Puesta de sol en Cabo de Buena Esperanza, Sudáfrica (foto de AbsoluteFolly en Flickr)

Avistamiento de ballenas en Hermanus

Entre los meses de julio y noviembre, hay un pueblecito a una hora y media en coche desde Ciudad del Cabo, Hermanus, que está considerado como una de las localizaciones más recomendables para ver ballenas. De hecho, es uno de los pocos lugares en los que no necesariamente te has de subir en un barco para verlas. Se pueden observar desde el paseo marítimo. Cuando el avisador de ballenas toca la campana, todo el mundo pone la mirada sobre el horizonte para verlas salir a la superfície. Si no tienes suerte, siempre puedes zarpar con el barco desde el puerto, donde tendrás muchísimas más posibilidades.

Avistamiento de ballenas en Hermanus, Sudáfrica (foto de DrumBox en Flickr)

Nadar con un tiburón blanco

Desde la famosa película de Spielberg, la relación entre el hombre y el tiburón blanco ya no es la misma. Se ha convertido en una especie de odio, miedo y atracción. Es difícil explicar cómo alguien puede recorrer más de 10 mil kilómetros para meterse en una jaula para ver cara a cara a una bestia marina de 12 metros (se han llegado a avistar piezas de 18 metros y 21 toneladas de peso medio). Hay varios sitios en el mundo donde se puede nadar con el tiburón blanco, pero Sudáfrica es uno de los más famosos. Gansbaai es la capital de los avistamientos de este maravilloso coloso de los mares. Está a dos horas de Ciudad del Cabo y en su costa hay muchas focas, un manjar irresistible para los escualos.

Ofertas relacionadas Ofertas relacionadas; Más

Más ofertas y recomendaciones