Guía para viajar al Caribe con todo incluido

11, 07, 2019

Estamos en pleno verano y los fondos de pantalla en muchas oficinas se han llenado de playas exóticas, aguas color turquesa y sol, mucho sol. Ahí está lo que la gente desea. Escaparse a una isla lejana, olvidarse de la rutina, liberar la mente de preocupaciones y relajarse durante varios días sin hacer otra cosa que tumbarse a tomar el sol. Es el plan perfecto. Y también es un plan real, porque no solo está en los fondos de pantalla, también lo tenemos aquí: son las famosas vacaciones en un resort del Caribe con todo incluido.

Es una fórmula que tiene muchos partidarios, pero también muchos detractores. De todos modos, lo interesante es que lo conozcas y luego puedas decidir si te encaja en tu forma de vivir unas vacaciones o no. Pero, ¿en qué consiste exactamente?


De entrada, ¿qué es el Todo Incluido?

Las dos palabras lo dicen todo. Pagas una cantidad de dinero determinada y a cambio te dan un régimen de alojamiento en el que se incluyen todos los servicios del establecimiento (también es muy típico en los cruceros):

  • La habitación

  • Las comidas: desayuno, comida y cena

  • Todas las bebidas, es decir, barra libre

  • Los servicios del hotel: piscina, guardería, etc.
Huéspedes refrescándose en la piscina de un resort (foto de Wang Xi en Unsplash)

Así debería ser, pero no siempre lo es. Muchos hoteles ofrecen el todo incluido, pero luego tienes que pagar extras por algunos servicios concretos. Por ejemplo, el spa o el golf. Otras veces no te incluyen ciertas categorías de bebidas como las alcohólicas o bien una marca de vino muy cara, etc. Ah, y en la mayoría de los casos, no se incluyen las propinas a los trabajadores del hotel.

Sin embargo, cuenta con muchas ventajas. Si tienes dudas o no te acaba de convencer la idea, échale un vistazo a estas 10 razones para elegir un Todo Incluido.


Por cierto, ¿qué es un resort?

En general, la fórmula del “Todo Incluido” es utilizada por los resorts o, en otras palabras, los complejos turísticos diseñados para el descanso y el relax. Es distinto a un hotel. El resort suele estar integrado en un entorno natural y cuenta con instalaciones de una categoría superior, como mínimo de 4 estrellas o superior. Esa categoría también se extiende a la atención del personal, a las actividades y al apartado de restauración. Los resorts están diseñados para que te sientas tan a gusto que no quieras salir de ellos, y sobre todo es un lugar donde se preserva el silencio y la amplitud de las habitaciones. Puede haber resorts en la montaña o en la playa.


¿Qué isla caribeña elegir?

Si lo que buscas es playa, una decisión acertada es viajar al Caribe. Es uno de los destinos donde mejor se trabaja el “Todo Incluido” (All Included). Casi todas sus islas lo ofrecen. Pero lo cierto es que son muchas islas. Para el que no lo sepa, están divididas en dos grandes grupos: las Grandes Antillas o mayores, al norte del Mar Caribe, están formadas por Cuba, Jamaica, República Dominicana, Haití (La Española) y Puerto Rico, y luego encontramos las Pequeñas Antillas, que se extienden en forma de arco volcánico desde Puerto Rico a la costa noroeste de América del Sur, y que también están constituidas por una parte de islas llamadas de Barlovento (desde donde sopla el viento) y otras de Sotavento (hacia donde va el viento).

Montañas Pitons en la isla caribeña de Santa Lucía (foto de Claudio T en Unsplash)

La verdad es que hay tantas posibilidades que cuesta decidirse. Si quieres una isla más grande o más pequeña, si solo te apetece rollo playas, o vas a bucear, o te va la ciudad, si viajas con la familia o no... Pero, en general, los cuatro destinos caribeños más populares son:

  • Punta Cana
  • Riviera Maya
  • Cuba
  • Aruba

Aun así, si necesitas más información sobre otros destinos caribeños, echa un vistazo a este post.  Y, si buscas ofertas, haz clic aquí.


El Todo Incluido no incluye vuelos

En la mayoría de los casos, aunque suene contradictorio, cuando hablamos del “Todo Incluido”, no hay que contar el coste del vuelo hasta el Caribe. Como decía al principio, únicamente se refiere a los servicios del resort u hotel. Lo que sí que es innegable es que, en algunas ocasiones, las agencias “paquetizan” el viaje, es decir, elaboran un paquete donde se incluye el billete de avión de ida y vuelta y la estancia.


Y tampoco las propinas

En los resorts no pasa lo mismo que en los cruceros, donde las propinas se agregan automáticamente en la factura del pasajero. En realidad, en muchos resorts no admiten propinas (ya te lo dirán, no te preocupes), en otros corre a discreción del huésped. Esto hay que tenerlo muy presente a la hora de definir el presupuesto. Lo ideal es planearlo por anticipado y apartar una pequeña parte para propinas al personal del resort (camareros, limpieza, botones...). La verdad es que te lo agradecerán –los sueldos no suelen ser muy altos en muchos resorts– y les ayudará a trabajar con más alegría.


Ah, ¿y qué pasa con los traslados al hotel?

Importante. El tema de los traslados desde el aeropuerto al hotel es fundamental tenerlo bien cerrado antes de partir. Es aconsejable contactar con el resort al que vamos y preguntarles si tienen servicio de transfer desde el aeropuerto. Es muy cómodo, para qué negarlo, sobre todo si no conoces el destino y es una época del año en el que hay mucho tránsito, puesto que puedes perder mucho tiempo buscando y haciendo cola para subir en un taxi, un bus o la manera de llegar al centro de la ciudad. Y lo peor es ir en taxi, gastarse un dineral y luego que en recepción te diga que ellos tienen incluido el traslado.


Llévate crema solar, una taza y el bañador

Infinidad de viajeros que han estado en un resort del Caribe con todo incluido recomiendan no olvidarse de meter en la maleta estos tres objetos. Son trucos muy prácticos. Cargar con la crema solar es obvio: piensa que una de las actividades donde pasarás más tiempo es bajo el sol a altas temperaturas; el otro es llevar tu propia taza, puesto que en los resorts normalmente son pequeñas y te obligan a ir cada dos por tres al bar; y por último, no te olvides de llevar a mano el bañador o bikini por si tienes que esperar “en la piscina” a que – debido al late checkout - te den la habitación más tarde.

Bebida fresquita para resistir al calor (foto de Toa H en Unsplash)

 

Investiga el resort y el restaurante

En la actualidad, es difícil conocer a un viajero que no compruebe la reputación del hotel donde se hospedará. Existen montones de opciones. Una de ellas, tal vez la más popular, es Tripadvisor. Antes de hacer la reserva, vale la pena leer las críticas de las personas que han estado allí. Es especialmente útil hacerlo con los establecimientos que tienen el régimen de “Todo Incluido”. Allí podrás saber cuál es el grado de satisfacción y probablemente te den alguna sugerencia que mejore tu estancia. No hace falta dedicarle mucho tiempo a la investigación. Rápidamente descubrirás si te convence o no. Y lo mismo pasa con los restaurantes del resort, tendrás una idea clara de si son mejores o peores, qué platos elegir, si pueden ir niños, si has de vestir casual o con traje y corbata.


Y no te excedas con la comida ;)

Es totalmente cierto: el “Todo Incluido” puede ser una tentación traicionera. Desayuno, comida y cena, además de bebidas, sin tener que sacar la cartera es un gran poder. Sin embargo, si te gusta comer o beber, el hecho de que no exista límite puede ser peligroso. Hay que tener sensatez y no atiborrarse porque sea gratis. Puede ser contraproducente. Piensa que estás en tus vacaciones y que hay muchos casos de personas que se han puesto hasta arriba de comer o de beber – ojo con la combinación de sol y alcohol - y que luego han pagado las consecuencias quedándose en cama durante muchos días.


Disfruta del resort

Hay gente que detesta los resorts con todo incluido. Lo ven como una traición al viajero genuino. Dicen que para eso no hace falta viajar, te vas a un hotel al lado de casa y punto. En fin, es cuestión de gustos. La vida en resorts es como una religión, una forma de vida. Te gusta o no, no hay término medio. Hay mucha gente enganchada a este estilo de turismo. De todos modos, como todo en la vida, si te has decidido por este tipo de vacaciones, lo que debes hacer es disfrutarlo al máximo. El objetivo que has de tener en mente es el descanso, la desconexión y el no hacer nada de nada. Esa es la filosofía que le da sentido. El resort es un destino en sí mismo. Allí tienes de todo. Entérate si dispone de teatro, qué tipo de piscinas hay, si hay actividades para niños y animación, bolera o discotecas para salir por la noche...


Pero también sal de excursión

Eso sí, si tienes tiempo y ganas, es aconsejable salir del resort y hacer alguna excursión. Vigila con los precios, ya que lo normal es que te lo cobren aparte y podrían desajustar tu presupuesto. Las salidas del complejo turístico no suelen ser precisamente baratas. La travesía en catamarán a isla Saona o Chavón, cerca de Punta Cana, la visita a las ruinas mayas de Chichen Itzá cuando te hospedas en la Riviera Maya, o las cascadas de Dunn's River en Jamaica, o ir a conocer la ciudad de La Habana en Cuba, son cuatro excursiones que, por muy a gusto que estés en tu resort, no te puedes perder. Aparte, que enriquece mucho explorar y conocer otras culturas e interactuar con las personas que forman parte de ese país. Eso al final es la verdadera experiencia de un viaje.

Coches circulando en la Habana (foto de Persnickety Prints en Unsplash)
Ofertas relacionadas Ofertas relacionadas; Más

Más ofertas y recomendaciones