7 consejos para buscar alojamiento en Lisboa

01, 09, 2019

Por segundo año consecutivo, Lisboa fue nombrada en los World Travel Awards de 2018 —los Óscar del turismo— como la mejor ciudad para planear una escapada. No hay duda que estamos ante uno de los destinos más interesantes para montarse un viaje corto. Por cierto, si estás barajando la posibilidad de visitarla este otoño, échale un vistazo a nuestra guía básica con 11 sugerencias imprescindibles.

Y si lo que estás buscando es un lugar para pasar la noche en Lisboa, empezaremos diciendo que no es una ciudad cara para dormir. Para nada. Incluso los hoteles en las zonas más solicitadas, en el centro histórico —Barrio Alto, Baixa y Chiado o Alfama— no presentan tarifas muy altas como sucede en otras ciudades europeas estilo París, Londres o Barcelona. La verdad es que hay una enorme variedad de opciones a escoger. Eso sí, si viajas entre junio y agosto (vacaciones de verano), reserva con tiempo porque la disponibilidad se agota muy rápido. A partir de octubre, es más sencillo pero tampoco te duermas en los laureles, ya que se trata de un espléndido momento para escaparse a Lisboa, donde solemos encontrar muchos visitantes durante los puentes. Pero alojamiento y ofertas hay para todos los gustos y bolsillos.

De todos modos, como siempre pasa en estos casos, es importante tener claro cómo son los distintos barrios de la ciudad y así decidir cuál encaja mejor con nuestro perfil de viajero. No es lo mismo si vas en pareja, que si es tu primera vez, o si se trata de un viaje de negocios. Las prioridades varían mucho. Por eso el objetivo aquí es proponerte las 7 zonas más interesantes de la capital portuguesa y de este modo ahorrar tiempo en averiguar cuál te encaja más.


¿Es tu primer viaje?: Baixa y Rossio

Si no has estado nunca en Lisboa y tampoco tienes mucho tiempo para conocerla, lo más inteligente es ir al mismísimo centro. Se trata del casco histórico y eso ayuda mucho si la intención es recorrer la ciudad a pie. Es ideal para pasear, ir a cenar tranquilamente, al teatro, de compras... Su nombre se debe a que ocupa una parte llana de la ciudad y allí podrás encontrar lugares como la Plaza del Comercio, la Calle Augusta o la Plaza del Rossio. Muy adecuada también si viajas con niños, ya que te evitas ir de un lado para otro. Piensa que este barrio quedó destruido tras el terremoto de 1755 y su reconstrucción fue excepcional. Aunque, como contrapunto, se trata de una zona eminentemente turística y por la noches es algo ruidosa. Por cierto, Baixa cuenta con elevadores que te llevan a Barrio Alto en un santiamén.

Haz click aquí para ver nuestra oferta recomendada en esta zona.

Praça do Comércio, el lugar más emblemático de Lisboa (foto de Claudio S. en Unsplash)

¿Te gusta la noche?: Barrio Alto

Si lo que te llama es la noche y la marcha, no hay duda: tienes que buscar alojamiento en el Barrio Alto. Allí encontrarás la Lisboa más viva, más joven, con mejor ambiente. Se alarga por encima del casco antiguo (por algo es el distrito alto). La disposición de sus calles es una mezcla intrigante de boutiques, bares, restaurantes y casas a medio pintar. Aunque es relativamente tranquilo durante el día (con sus callejuelas empinadas y adoquinadas, los impresionantes miradores y plazoletas), después de la medianoche esas mismas calles se iluminan, cobran vida y estallan en fiesta callejera hasta bien entrada la madrugada. Evidentemente, este no es precisamente el barrio donde pasar una noche en calma —olvídate si vas con niños—, pero podría encajar si te alejas de las zonas más céntricas y ruidosas del distrito.

Mira aquí el hotel que te proponemos.

Popular restaurante de fusión española y portuguesa (foto de Ben H. en Unsplash)

¿Vas en pareja?: Alfama

Sin duda el barrio más antiguo, romántico y bohemio de Lisboa es Alfama. Situado en la ladera del Castillo de San Jorge, su influencia árabe, sus callejuelas laberínticas, las estrechas escaleras, sus arcos y el ambiente genuino que se respira en todos los rincones convierten a este barrio en la opción recomendable para las parejas. Es cierto que puede ser un lugar algo bullicioso, pero los viajeros también pueden disfrutar alojándose en el lado de la ciudad que es un poco más tranquilo e igualmente accesible desde las principales zonas turísticas y a solo un tiro de piedra del castillo. Además, no hay que olvidar el fado, la máxima expresión de la música portuguesa. Los escucharás por toda la ciudad, pero las demostraciones más auténticas se encuentran justamente aquí, en las casas de Alfama. Vale la pena enamorarse (más si cabe) frente a una buena cena escuchando estos hermosos cantos a la melancolía, la saudade portuguesa.

Echa un vistazo a esta selección de hoteles en la Alfama.

Atardecer en el Castillo de San Jorge (foto de Dennis F. en Unsplash)

¿De tiendas?: Chiado

Al este de Baixa se encuentra Chiado, un pequeño distrito comercial conocido por albergar la emblemática cafetería A Brasileira, lugar de reunión y tertulias de intelectuales, librepensadores y artistas, entre los que destaca el poeta Fernando Pessoa. Chiado es un lugar de esos agradables donde te vas tropezando con numerosas tiendas, librerías y teatros, lo que hace que sus calles siempre estén llenas de vida. Si te gusta andar por la ciudad entre edificios señoriales, contemplar escaparates, cenar en restaurantes elegantes o asistir a obras de teatro, Chiado será una excelente decisión. Para ir de compras, vale la pena recorrer la Rua Garret, cuyo nombre proviene del poeta Almeida Garrett, donde están las tiendas de las grandes firmas.

Si apuestas por Chiado, elige tu hotel aquí.

Tranvía por avenida comercial (foto de Luiz F. en Unsplash)

¿Te interesa la parte cultural?: Belém

Si miras un plano, este barrio no se ubica en el casco histórico de la ciudad, pero no por eso deja de ser una parte esencial en la historia de Lisboa. Está situado al oeste de su corazón, en el estuario del río Tajo, y desde allí el navegante Vasco da Gama zarpó en 1948 a la India, y las rutas comerciales que estableció transformaron a Portugal en una de las superpotencias mundiales. Para agradecer esta buena fortuna, el rey construyó el suntuoso monasterio de los Jerónimos, la pieza central de una serie de impresionantes monumentos y museos en este suburbio histórico. Estos incluyen la Torre de Belem, el impresionante Museo Marítimo y la imperdible Colección Berardo, una de las mejores galerías de arte moderno de Europa: pintura surrealista y pop art con piezas de Picasso, Miró, Duchamp, Mondrian, Dalí, Bacon o Warhol. Es interesante subrayar que allí, tras un agradable paseo por el Tajo, está la confitería de pasteles de Belén (Pasteis de Belém en portugués), donde se pueden saborear estos dulces deliciosos de hojaldre y crema, antigua receta secreta de los monjes del convento, y que en la actualidad son una de las especialidades gastronómicas más vendidas de la capital lusa. Aunque es una magnífica opción para aquellos que buscan calma y paz, hay que tener en cuenta que es necesario usar el transporte público para llegar al centro.

Si quieres descubrir el encanto de esta zona y hacer de ella tu punto de partida, echa un vistazo a esta lista de alojamientos.

La Torre de Belém en la desembocadura del Tajo (foto de Alex P. en Unsplash)

¿Un plan lujoso?: Marqués de Pombal y Av. Liberdade

Si tu idea es alojarte en algún hotel de alta categoría, la zona adecuada es esta, sin discusión. No muy lejos del centro, junto a la estación de tren Rossio y una vez pasada la Plaça Restauradores, se inicia la Avenida da Liberdade. Inspirada en los Campos Elíseos parisinos, esta se extiende hasta alcanzar la gran estatua del Marqués de Pombal, personaje de gran trascendencia en Lisboa. Estamos en una de las áreas más modernas y emprendedoras, donde se concentran el mayor número de hoteles 5 estrellas de la capital. Pero el lujo no solo está relacionado con la estancia: además hay que valorar la tranquilidad que se respira, la seguridad y las vistas espectaculares desde el Parque Eduardo VII (junto a la Plaza del Marqués de Pombal), con una inacabable colina verde que, si el día está despejado, se extiende hasta el mismo río Tajo. Una delicia.

Aquí tienes una oferta de hotel en esta zona con vuelos incluidos.

El extenso Parque de Eduardo VII (foto de Kit S. en Unsplash)

¿Dónde dormir barato?: Almirante Reis

Repetimos que Lisboa, si la comparamos con otras ciudades europeas, es un destino barato. Vayas al distrito que vayas, siempre hay opciones de estancia por un precio más que asequible. Pero hay que espabilarse y reservar con antelación. De todos modos, para aquellos que busquen algo más barato de lo normal, el consejo sería buscar algo más alejado del centro histórico: la Avenida del Almirante Reis. Aun así, la ventaja de esta zona es que cuenta con diversos hoteles, albergues y pensiones muy bien comunicados con el centro. Únicamente hay que procurar que el establecimiento elegido esté próximo a las líneas de metro Arrojos, Alameda y Areeiro (a 10 minutos). Y para los que vayan en su propio coche, el aparcamiento público gratuito es muy factible.

No te pierdas este paquete de vuelo + hotel por menos de 200€ por persona.

Típica fachada de azulejos (foto de Diego G. en Unsplash)

Y si te interesan otras escapadas europeas, echa un vistazo a nuestra sección de Top Destinos.

Ofertas relacionadas Ofertas relacionadas; Más

Más ofertas y recomendaciones