9 viajes a Fuerteventura para 9 tipos de viajeros

11, 04, 2019

Fuerteventura es una isla poliédrica. Tiene múltiples  personalidades. Con un tamaño relativamente pequeño –98 kilómetros de norte a sur– esta isla alargada se adapta a muchos tipos de viajeros. Es abierta, manejable, tranquila, agradable, divertida, natural, exótica y llana. El sol abunda 300 días al año, llueve muy poco y su formidable costa (la más larga de todas las Canarias) acoge varias de las mejores playas del planeta. Pero no solamente hay playas, hay muchas formas de organizar un viaje a la isla de Fuerteventura. ¿Qué plan prefieres?


Plan barato

La inmensa parte de los visitantes que llegan a Fuerteventura lo hacen en avión. El aeropuerto está ubicado a 5 kilómetros de la capital Puerto del Rosario y aterrizan varias compañías aéreas. Las tarifas low cost son una buenísima oportunidad, ya que por menos de 50€, siempre que tengas cierta flexibilidad, puedes encontrar billetes de ida y vuelta directos a la isla. Son unas dos o tres horas de vuelo (dependiendo del aeropuerto de salida), por lo que es fácil organizarse una escapada de fin de semana o varios días muy económica. Piensa que llega mucho viajero de mochila, que básicamente se mueve con su tabla de surf y con un presupuesto muy apretado. Alquilar un coche mediano no te costará más de 20€ al día. Luego, comer y dormir puede salirte a muy buen precio si sabes elegir. De hecho, si afinas bien, con menos de 400€ por persona puedes viajar a Fuerteventura (con vuelo incluido) una semana y pasártelo en grande.


De playa en playa

Hay más de 150 playas en la isla. De alguna manera, podríamos decir que es el reino de las playas. Casi puedes ir caminando por la costa y no dejar de pisar sus arenales. Están por todos lados. Además, son de buena calidad: cuenta con ocho playas con bandera azul: Playa Blanca, Gran Tarajal, Las playitas, Grandes Playas de Corralejo, Costa Calma, Esquinzo-Butihondo, la Concha y El Castillo. Algunas de ellas son las mejor valoradas del mundo. Un ejemplo: las playas de Corralejo constan en el listado de las "31 mejores playas del mundo" por National Geographic. La puedes encontrar en el Parque Natural de las Dunas de Corralejo y en la Reserva Natural de la Isla de Lobos. Otro dato interesante: la playa de Cofete, al norte de la península de Jandía, ha sido elegida por los usuarios de Tripadvisor como la cuarta mejor playa de España por detrás de la Concha de San Sebastián, Ses Illetes de Formentera y la Playa de Muro de Mallorca. Y por cierto, en el séptimo puesto, está otra playa de Fuerteventura: la Playa de Sotavento, en Costa Calma (al este).

Playa de Cofete en Fuerteventura (foto de Simone Espada en Flickr)

Rollo Surf

Fuerteventura es una isla eminentemente plana. No hay formaciones montañosas importantes, lo que no impide que los vientos alisios soplen a sus anchas. El viento sopla fuerte desde mayo a octubre, sobre todo en la zona norte. De todos modos, una de las grandes ventajas de esta isla es la posibilidad de cambiar de norte a sur y viceversa cuando el viento esté actuando en un lado u otro de la isla.  Pero no es el caso de los amantes del surf / kite-surf. Ellos buscan el viento desesperadamente. Y Fuerteventura es un spot ideal para eso. En el norte tienen Corralejo, Majanicho y la isla de Lobos para los más avanzados con las olas. Los principiantes pueden elegir entre una variada oferta de escuelas y El Cotillo sería una buena playa por sus largas olas, fáciles de maniobrar.

Kite-surf en las playas de Fuerteventura (foto de Daniel Julià Lundgren en Flickr)

Si buscas alojamiento junto a las dunas de Corralejo, no te pierdas esta oferta con alojamiento: 6 días en villa privada en el resort Bahiazul, media pensión y vuelo incluido desde varios aeropuertos españoles desde 599€ por persona.


En familia

Puede que ésta sea una de las islas más recomendables si viajas con niños. Aparte de las playas –que tienen todos los servicios y seguridad necesarios–, hay una enorme cantidad de actividades para los pequeños. Aquí tienes unas cuantas propuestas:

    • Visitar el Fuerteventura Oasis Park, donde es posible bañarse con leones marinos
    • Remojarse en el Acua Water Park, parque acuático en Corralejo
    • Hacer una excursión en barca hasta la isla de Lobos
    • Apuntarse a unas clases de surf donde los niños estarán en contacto directo con el mar: como decíamos antes, hay muchísimas escuelas repartidas por la isla
El Puertito en Isla de Lobos, Fuerteventura (foto de Cristóbal Jorge Bañón en Flickr)

Una escapada gastronómica

Los majoreros eran los antiguos pobladores de la isla antes de que fuera conquistada, que se cree que procedían de las tribus bereberes del norte de África. Fuerteventura está separada por menos de 100 kilómetros de la costa africana. África es el origen de la gastronomía majorera. La esencia. Comer en Fuerteventura es un placer. Es saludable, sin muchas grasas, la dieta es muy variada. Manda el pescado, sobre todo las “viejas” que se suelen preparar sancochadas (cocidas); también la harina de grano tostado (gofio) es uno de los elementos fundamentales en la cocina de la isla; y la carne de cabra –se adapta mejor al terreno árido – forma parte de muchos platos tradicionales, entre ellos el puchero o el cabrito frito con papas. Por último, aunque no por ello menos delicioso, hay que destacar el queso majorero, con más de 2.000 años de historia a sus espaldas y que servía de alimento a los guanches.


Con todo incluido

Ésta es una fórmula que es muy utilizada por los viajeros que llegan a la isla. Tiene sus pros y sus contras. La verdad es que es una forma muy cómoda de plantearse las vacaciones. Pagas una cantidad y te olvidas de todo. No tienes que estar pensando cada vez lo que te está subiendo el presupuesto del viaje. Cero preocupaciones, vamos. Es una opción muy usada por las familias. Tienes la habitación, desayuno, comida, cena y las bebidas del bar (a veces incluye también las actividades del hotel). Suelen ofrecerlos algunos resorts en Fuerteventura, sobre todo los de playa, donde te puedes organizar un plan de relax total, leer frente a la piscina, cargar las pilas... luego alquilas un coche y vas haciendo salidas para explorar los alrededores.


En pareja

Fuerteventura también puede ser una isla que se adapte a los enamorados. Y ojo, a distintos tipos de parejas. Podéis alquilar un coche y recorrer la isla de norte a sur, de este a oeste, disfrutando de todas las cualidades que tiene esta isla: bañarse en sus playas, comer en chiringuitos, dormir en hotelitos con encanto, practicar el surf o el buceo... no hay límites. Otro plan complementario es el del lujo. O mejor dicho, de gran lujo. Para eso, el Gran Hotel Atlantis Bahía Real 5* es perfecto. Con impresionantes vistas a la Isla de Lobos, se trata del único hotel Gran Lujo de Fuerteventura. Propone una estancia en primera línea de playa, con un spa –Bahía Vital– para relajarse y que te den un masaje en pareja y un restaurante donde tener una cena romántica gourmet.


La Ruta de Unamuno

Si te gusta curiosear, conocer, explorar, rutear, ésta es una opción que te encajará a la perfección. El escritor Miguel de Unamuno estuvo exiliado en Fuerteventura durante cuatro meses. Fue una historia de amor. Se quedó hipnotizado. Fue una de las primera ocasiones en las que se habló de esta isla con admiración. Hasta entonces únicamente se decía que era un lugar desértico, abandonado, poco amable. Unamuno le dió la vuelta. Para entender esa impresión que tuvo Unamuno, vale la pena hacer una ruta por los puntos que le sedujeron (solía salir en coche o en barca a pasear por la isla): en el Puerto del Rosario –donde vivió y tiene un museo a su nombre–, la montaña de Tindaya, Betancuria y el interior, Antigua, Pájara o Playa Blanca.

Risco El Paso, en Pájara, Fuerteventura (foto de Laura Gariglio en Unsplash)


Entre volcanes

La isla fue declarada en 2009 como Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Cuenta con cuatro Parques Nacionales. Es pura naturaleza. Hace unos 50.000 años se formó el Calderón Hondo (en La Oliva, al norte), uno de los volcanes mejor conservados y a cuya cima rojiza se puede ascender siguiendo un estrecho sendero. Las vistas desde lo alto son espectaculares. El camino se puede hacer circular (unos 5 kilómetros) y es bastante fácil, incluso para niños. La subida hasta el cráter (70 metros de profundidad y como una hora y media de duración) también es factible, aunque, si hace viento, mejor no rodearlo. Por cierto, al llegar se te acercarán unas cuantas ardillas buscando que les des de comer. Están acostumbradas a los turistas.

Calderón Hondo, en Fuerteventura (foto de Andrea Myers en Flickr)

Y si ya te has decidido por esta isla canaria para tu próxima escapada, no dejes de consultar muchas otras ofertas de vuelo + hotel a Fuerteventura.

Ofertas relacionadas Ofertas relacionadas; Más

Más ofertas y recomendaciones