Sicilia: 10 razones para visitarla en 2017

11, 06, 2017

Esta hermosa isla del Mediterráneo tiene mucho que ofrecer al viajero. Gastronomía, historia y cultura son solamente algunos de los puntos fuertes a tener en cuenta si decides viajar a este destino.

Hay muchas cosas que podemos agradecerle a Sicilia. Por ejemplo, los cannoli (típico postre italiano relleno de queso ricotta), los vinos de Nero d'Avola, las fabulosas playas y una floreciente industria del agroturismo, por no hablar de algunas de las ruinas históricas más impresionantes del planeta.

¿Todavía no estás convencido para reservar tu vuelo? Pues sigue leyendo y descubre por qué este destino debe estar en la parte superior de tu lista de viajes pendientes para este año 201


El marisco y la comida callejera

Cuando sueñas con comida italiana -todo el mundo lo hace una vez en su vida-, lo más probable es que haya una buena pizza, un plato de pasta o cualquier manjar cubierto de queso. Y aunque la gastronomía siciliana tiene su justa proporción de carbohidratos, la verdad es que su cocina local se basa en el pescado y marisco fresco. Las sardinas y las almejas son muy apreciadas, pero uno de los pescados más omnipresentes es el pez espada, muy utilizado para cocinar, por ejemplo, los rollitos fritos o involtini di pesce spada. Otro de los bocados más apreciados de esta isla es la caponata siciliana (estofado de berenjena) y la pasta con le sarde (pasta con sardinas).

Hay que destacar también lo bien que se come en las calles sicilianas. Paseando encuentras sabores de todo tipo. Sin embargo, hay 2 comidas locales imprescindibles: los arancini (bolas de arroz rellenas) y la granita (parecido a un granizado, pero mucho más cremoso). Y es que degustar la gastronomía siciliana mientras se pasea por il corso – como los lugareños llaman a la calle principal de los pueblos sicilianos -, es la mejor manera para experimentar el auténtico paisaje culinario de la isla.


El vino

Es imposible tener una conversación sobre Sicilia sin hablar de su milenaria tradición vinícola. Es algo que forma parte de su personalidad y que, por cierto, tanto le ha ayudado a ubicar a esta región en el mapa epicúreo. Después de todo, Sicilia es el lugar de nacimiento del Marsala. Y mientras el Marsala sigue siendo uno de los vinos más valorados de esta región vitivinícola, lo cierto es que el paisaje contemporáneo del vino de Sicilia es muy diverso. Otros vinos favoritos de la zona son el Nero d'Avola, un tinto robusto a menudo comparado con los Syrah, y los que se elaboran con las uvas nativas Zibibbo.

Aunque tal vez los vinos sicilianos más llamativos vienen de las laderas del  Monte Etna, donde los sufridos enólogos se han enfrentado a condiciones impredecibles para hacer algunas de las botellas más deseadas de Italia. Entre las frecuentes erupciones volcánicas, altitudes elevadas y temperaturas frías, el Etna ofrece una serie de desafíos casi incomparables para los viñedos locales, y sin embargo, la región continúa atrayendo a inumerables creadores que no se rinden ante sus empinadas pendientes. Porque aquellos que superan estos obstáculos son recompensados ​​con algunos de los vinos más exquisitos del mundo. Los visitantes no pueden dejar de catar los vinos de Etna de Graci, Ciro Biondi y los viñedos Tascante.


Las playas mediterráneas

Siendo la isla más grande del Mediterráneo (25.711 km2), Sicilia dispone de uno litorales más espectaculares de Europa, y algunas de las poblaciones costeras más entrañables. Incluso sus playas, a diferencia de las playas de las Cinque Terre o la Costa de Amalfi, no están tan masificadas de turistas, lo que permite disfrutarlas con mayor libertad y de forma mucho más agradable.

Entre los atractivos de la costa se encuentran la playa de San Vito lo Capo en Trapani, la playa de Mondello en Palermo o la playa de Calamosche en Siracusa, sin olvidar Isola Bella, un pequeño islote en Taormina; los acantilados blancos de Scala dei Turchi y las playas de arena negra de Vulcano.

¿Y cuál es la mejor manera de conocer la costa siciliana? Alquilar un coche y conducir paralelos al mar para tropezarse con las bonitas localidades que salpican su litoral. Muchas de las mejores playas se concentran en la esquina noroeste de la isla, cuya accesibilidad permite explorarla en un par de días.


Los cannoli

Sí, has leído bien: Sicilia se merece todo el reconocimiento del mundo por haber traído al mundo los cannoli. Y si nunca has hincado el diente a uno de estos pastelitos en Sicilia, jamás lo harás en ningún otro lugar. Es algo propio e intransferible.

Este dulce, que consiste en una especie de rollo frito relleno de ricotta, lo puedes encontrar por todas partes en Sicilia: en la panadería de la esquina, en escaparates de tiendas y como postre en los menús de la mayoría de restaurantes. Pero si buscas lo mejor de lo mejor, tendrás que poner rumbo a Piana degli Albanesi, una pequeña ciudad de Palermo conocida como el lugar donde nació este exquisito dulce. Lugares como ExtraBar dei fratelli Petta y Antico Bar Sport sirven algunos de los cannoli más grandes y apetitosos del mundo.


El café

El café forma parte de la vida de los sicilianos. Se despiertan con él (lo primero que hacen al salir de la cama es servirse uno) y es lo último que toman cuando se acuestan. Y durante el día, su vida social, en la mayoría de los casos, gira en torno a la cafetería local. Suelen empezar muy jovencitos. Cuando se reúne la familia alrededor de la mesa de la cocina a la hora del desayuno o después de la cena, siempre hay un café. Es una especie de religión familiar. Eso sí, es muy común acompañar el café con biscotti para darle más “alegría” a la charla.

Cuando se entra en un bar siciliano, se entabla relación con los lugareños de pie en el mostrador (sentarse no suele ser fácil) y se permanece allí un rato (hay que tener en cuenta que los italianos ven el bar no solamente como un lugar para repostar, sino también para socializar). Ojo: los sicilianos son de café fuerte y oscuro, lo que llaman espresso.  Si prefieres un café "de los nuestros", entonces pide un caffè lungo.


Monte Etna

En el lado oriental de Sicilia, los viajeros pueden explorar el Monte Etna, el volcán activo más alto de Europa. Este punto de referencia situado próximo a Catania y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO todavía entra en erupción con cierta frecuencia. El turismo próspero y las industrias agrícolas se han desarrollado en las ciudades situadas a lo largo de sus laderas.

Es posible ascender esta montaña, aunque muchos prefieren evitar ese esfuerzo extenuante, dado que lo envuelve un intenso ambiente de calor y cenizas. De todos modos, existe una ruta para los que busquen un plan más cómodo: coger un teleférico hasta el punto medio para luego alcanzar la cima en un autobus 4x4. Para los que estén más interesados en contemplar el Etna desde lejos, tanto desde Catania como desde Taormina existen excepcionales vistas del monte.


Ruinas

Una de las mejores maneras de explorar la colorida historia de Sicilia es visitando algunas de las milenarias ruinas de la isla. Representaciones materiales del pasado, los hitos impresionantemente conservados -concentrados en Agrigento, Siracusa y Taormina- son puntos esenciales del turismo siciliano. Hay pocos lugares en el mundo con semejantes reliquias.

Los visitantes no deben perderse por nada del mundo la Valle dei Tempi, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y un asombroso ejemplo de la arquitectura griega en Agrigento, y el Parque Arqueológico de Neapolis, un complejo en Siracusa con un anfiteatro romano, un teatro griego y los restos de varias canteras de piedra. Otra atracción popular es el Teatro Greco en Taormina, un antiguo teatro griego todavía en funcionamiento y con unas vistas espectaculares (comprueba el calendario para conseguir ver uno de los extraordinarios espectáculos que se exhiben en este escenario único). La entrada a la mayoría de las ruinas tienen un coste, pero pueden ser exploradas sin un guía turístico y sin necesidad de un permiso.


Eventos culturales

Los acontecimientos culturales juegan un papel primordial en la vida social del pueblo siciliano. De hecho, el calendario de Sicilia está plagado de celebraciones de fiestas italianas, actividades artísticas y muestras de gastronomía autóctona. Los favoritos incluyen el Carnaval de Acireale en Catania, el Festival Cous Cous de San Vito lo Capo, el de Almond Blossom en Agrigento, el festival de flores Infiorata en Noto y la Festa di San Giuseppe. De alguna manera, estos eventos ofrecen una visión del corazón y el alma siciliana y una comprensión más profunda de lo que más importa a los habitantes de esta impresionante isla.


Agroturismo

Teniendo en cuenta la historia ancestral de Sicilia, su excepcional geografía y curioso paisaje, no es de extrañar que el agroturismo sea una de las industrias más potentes de la isla. Una forma de viajar respetuosa con la cultura local y el entorno natural, el agroturismo permite una comprensión más profunda de la idiosincracia siciliana y la implicación que la agricultura desempeña en la economía local, la historia y los esfuerzos de preservación del medio.

En Sicilia, el agroturismo se centra básicamente en atraer a los turistas a las granjas locales y a sus bodegas. Las áreas agroturísticas más aconsejables incluyen los alrededores del Monte Etna, la antigua ciudad de Siracusa y la localidad costera de Messina. Los huéspedes que decidan alojarse en estos B&B (Bed and Breakfast) o casas rurales a menudo son recompensados con productos frescos hechos en la granja, tours por las tierras de alrededor y con las vistas pintorescas y la belleza natural de la Sicilia más intacta.


Las vistas

Ciudades en lo alto de los montes, calles adoquinadas, una costa escarpada que abraza el mar azul ... da la sensación que hay una nueva oportunidad para hacer una foto en cada esquina. ¡Nos vemos en Sicilia!

Ofertas relacionadas Ofertas relacionadas; Más

Más ofertas y recomendaciones