Londres con niños. Consejos para familias buscando destino.

23, 10, 2017

Probablemente Londres no sea el primer destino en el que piensa una familia cuando tiene que viajar. Es cierto. Sin embargo, es un destino ideal para llevar a los niños. Es la ciudad cosmpolita por excelencia. Hay de todo. Desde extensos parques y zonas verdes para que los peques corran de un lado a otro, pasando por parques temáticos de todo tipo, hasta restaurantes de comida infantil. Y si se planifica bien y tienes la información adecuada, no es un viaje tan caro como dicen.


Antes de viajar

De todos modos, resulta inevitable que, en los momentos previos a un viaje, las personas más menudas combinen distintos sentimientos: nerviosismo, inquietud, excitación o entusiasmo. Estos estados de ánimo se acrecientan, todavía más, cuando se trata de una salida en familia.

Por eso hay que seguir estos 3 consejos:

  1. Planifica el viaje con tiempo:
    Antes de empezar la aventura es primordial… ¡que haya un consenso en el destino! Londres suele ser una ciudad ideal para viajar en familia, pero es necesario que prepares y gestiones las reservas del hotel y las actividades con niños con la máxima antelación posible (más abajo te proponemos algunas ideas). Como decíamos antes, aunque circule el mito de que la capital londinense es un poco costosa de cara al viajero, si organizas todo al detalle puedes encontrar grandes
    ofertas para disfrustar de Londres en todo su esplendor.
  2. Meter el equipaje justo:
    Llega el momento de preparar la maleta. ¿Jersey o sudadera? ¿Bambas o zapatos? ¿Manga corta o manga larga? Son muchas las dudas que van apareciendo en este momento y lo más recomendable es viajar ligero y con el equipaje justo. Normalmente llevamos demasiadas cosas que luego no utilizamos. Piénsalo.
  3. Hacer una lista:
    Una vez tengas la maleta organizada, es importante no olvidarse de nada. Tanto al salir, como al llegar, como al abandonar el hotel. Haces una lista (checklist), la revisas, añades, quitas, etc.. Es un inventario y te permite no tener que pensar en si te has dejado esto o lo otro. Como ya sabes, los niños siempre cargan con toneladas de cosas y pueden ser algo despistados.

El barrio ideal

Sea donde sea que al final te alojes en Londres, piensa en dos cosas:

  • Que sea lo más céntrico posible (West End, Westminster, Camden, Covent Garden, Soho, Knightsbridge, The City, Canary Wharf, Notting Hill, Paddington).
  • O si no, que esté lo más cerca posible de una estación de metro o bus

Si decides no ir al centro de la ciudad -está cada vez más congestionada e insalubre-, uno de los barrios más aconsejables para llevar a toda la familia es Dulwich (en la foto), al sur de Londres. Es perfecto. Dispone de parques con zonas de columpios, polideportivo, un lago para navegar y su indice de criminalidad es de los más bajos. Aparte es lo que comentabamos antes: si no es el centro, que tenga una buena conexión de metro y autobus. Este barrio pertenece a la zona 2 y puedes llegar a Covent Garden en media hora. Lo dicho, ideal.


En qué hotel dormir

El tema de la elección del hotel no es fácil. Hay montones de opciones. Caros, baratos, románticos, de negocios. Pero al final hay una serie de cosas que tienes que tener en cuenta a la hora de escoger el hotel adecuado:

- Pide habitación familiar (todos juntos). Te saldrá más barato
- Y si es necesario, hay que enterarse si disponen de cuna
- Que incluya el desayuno, así te ahorrarás el jaleo de arrastrar a la familia
- Fíjate si hay zona infantil –parque, club, guardería– en el mismo hotel
- Pregunta si tienen servicios para familias: mascota, niñera, tienda...
- Es importante que el restaurante tenga menú infantil
- Fundamental que esté bien ubicado: evitar los desplazamientos largos


Restaurantes "kids friendly"

La capital británica es una de las urbes que existen con más restaurantes adaptados para niños. Pizzerias, hamburgueserías, de comida internacional, da lo mismo. Son locales preparados para el caos infantil. Ya se sabe que cuando hay pequeños por medio resulta complicado pasar del primer al segundo plato sin interferencias.

Por eso hay bastantes opciones de restaurantes en Londres que tienen más en cuenta a los niños que a los adultos. Muchos tienen guardería, acceso para cochecitos o incluso patinetes. Otros prestan lápices y hojas para colorear y mantener a las “fieras” entretenidas.


Ideas para pasarlo en grande con los peques

A jugar en Hamleys
Estamos hablando de la juguetería más grande y tal vez la más famosa del Reino Unido. Una pasada. Y además está en una zona muy céntrica de la ciudad: Regent Street. Cuenta nada más y nada menos que con 7 plantas donde los más pequeños se sentirán como en el paraíso. La entrada es gratuita.

Ir al teatro
Por la tarde ir a ver un espectáculo puede ser un plan muy bueno. Como sabes, en Londres tienen los mejores musicales del planeta. Perfecto para ir con niños. Hay mucho donde elegir, pero casi siempre tienen en cartelera obras como El Rey León, Matilda o Wicked. Y claro, en este plan los adultos también disfrutarán lo suyo seguro.

Subir al London Eye
Al fin y al cabo se trata de una noria. Es un juego, una atracción. Eso sí, no es una simple noria: mide 135 metros de altura y se ve prácticamente desde todos los puntos de la ciudad. En cuanto la vean, los niños se querrán subir. Y aparte de la impresión que da subirse, tiene unas vistas excepcionales de la ciudad. Para la Noria suelen haber colas bastantes largas, por lo que recomendamos comprar las entradas con antelación ya que os ahorraréis algo de tiempo y dinero, ya que las entradas son más baratas si las compras online. 

 

A post shared by Official London Eye (@londoneye) on

El zoo
Hay familias que eligen los destinos a los que viajar por lo interesante que sea el zoo. El de Londres, con más de 750 especies, es de los mejores. De hecho, una cosa interesante es que disponen de horarios en los que se puede ayudar a dar de comer a los animales o mantener charlas educativas con los cuidadores. También cuenta con un aquarium, The London Zoo's Aquarium (fuera del zoo, puedes ir también al Sea Life London Aquarium), que es el hogar de los peces ángel, rayas, caballitos de mar e incluso pirañas, mientras que The Reptile House es el hogar de los cocodrilos, serpientes cascabel, camaleones e incluso ranas venenosas.

Harry Potter es imprescindible
Seas fan o no de sus películas, es muy recomendable visitar los estudios de Warner Bros y sumergirse en un mundo de fantasía del que tus niños no se olvidarán fácilmente: caminar con ellos por las calles de Hogsmeade, husmear en las tiendas de mascotas mágicas o esconder nuestra naturaleza muggle debajo de una toga del Colegio Hogwarts. Lo ideal es dedicarle una mañana o una tarde entera, pero recuerda que los estudios se encuentran a unos 30 kilómetros del centro de Londres. Ojo, los niños menores de 4 años no pagan entrada. 29 libras adultos, 21 libras niños.

De crucero por el Támesis
A muy pocos niños no les gusta subirse en un barco y navegar por un río. Tal vez sea una buena opción para que conozcan la ciudad desde otro ángulo distinto: el Tamésis. Y atención, para el que busque algo más de aventura, en Londres está el London Ducks Tours, que utiliza en sus trayectos vehículos anfibios de la Segunda Guerra Mundial acondicionados para que los pasajeros puedan disfrutar de Londres por tierra y por agua.

Un poco de museo
Ya se sabe que museos en Londres hay a punta pala. De todos los tipos y colores. Si tuviéramos que escoger uno para ir con la familia seguramente sería el Museo de Ciencias de Londres (Science Museum en inglés). Una cosa que lo diferencia de otros es que los niños pueden tocar, probar y hacer experimentos. Lo idea es ir al "The Garden", en el subsuelo, donde los más pequeñitos pueden jugar con agua, construir torres y moverse libremente entre mas de 50 exhibiciones. Ojo, no vayas entre semana: las escuelas lo invaden literalmente.

Ofertas relacionadas Ofertas relacionadas; Más

Más ofertas y recomendaciones