La Ruta del queso Emmental sobre dos ruedas

17, 09, 2018

Dicen que los suizos son ordenados, limpios y puntuales. Y es verdad. Cuidan hasta el más mínimo detalle hagan lo que hagan. Se nota por todos lados. De hecho, sus paisajes, muchas veces, parecen retocados, embellecidos y refinados. Pero no. Simplemente los cuidan. Entienden que la naturaleza es también su casa.

Suiza es un escenario perfecto para una ruta en bici. Cuenta con unos 9.500 kilómetros de pistas de montaña o 12.000 en carreteras para cicloturistas (pistas bien señalizadas). Un paraíso para pedalear, vamos. Familias, parejas, grupos de amigos, expertos ciclistas, da lo mismo, hay rutas para todos los niveles.

Sin embargo, no hay que olvidar que estamos hablando de un país esencialmente montañoso. Allí se levantan los Alpes en pleno apogeo. Un 62% del territorio está ocupado por sus enormes macizos, con cumbres tan espectaculares con el Cervino (4.478 metros) o el Dufourspitze (la cima más alta del país con 4.634 metros). De hecho, casi la mitad de su superficie tiene 1.200 metros de altitud. Poca broma.


La Ruta del Emmental

Pero no hay que preocuparse. Como hemos comentado, en Suiza hay rutas para todos los públicos y para todos los niveles. Puedes subir los puertos alpinos del Gotardo en la parte central o hacer una de las rutas más exigentes de los Alpes, la Graubünden, entre Chur y Bellinzona. O también rutas más suaves que recorren valles, entre lagos como el Leman, siguiendo ríos y sumergiéndose en bosques. Como verás, todo es posible a lomos de una bici.

La ruta del queso Emmental es otro asunto. No está especialmente pensada para darle al pedal, sobre todo es para poner en marcha otros sentidos como el olfato y el sabor. Es un recorrido sustancialmente gastronómico para entender cuál es el verdadero origen de uno de los quesos más famosos del planeta: el Emmental, el que sí tiene agujeros. Piensa que únicamente el 5% de la producción mundial de este queso tiene denominación de origen –Emmentaler AOC– en las hermosas colinas del Valle de Emme, donde se lleva a cabo un proceso realmente artesano.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Emmental (@emmentalvalley) on

Para sumergirse en su historia, entorno, elaboración... te aconsejamos plantearte esta escapada. Hay dos recorridos, el de un día que tiene 35 kilómetros y el de dos, con 78 kilómetros. Comienza y acaba en el mismo pueblo, Burgdorf. E insisto, lo pueden hacer todos los públicos, puesto que el objetivo es hacerlo agradablemente en una e-bike (bici eléctrica).


La bicicleta eléctrica o e-bike

En los últimos años la bici eléctrica ha ganado mucho terreno a la bici tradicional. Los puristas se cabrean, otros se adaptan, y los principiantes están encantados. La conclusión es que es una realidad: en Suiza, Holanda o Alemania ya hace tiempo que lo es, y en España se está doblando su venta años tras año. Ryan Citron, coautor del informe de 2016 Electric Mobility in Smart Cities realizado por Navigant Resarch, consultora especializada en tecnologías emergentes, prevé que para 2025 el volumen de ventas de bicicletas eléctricas pase del 9% al 21% en Europa Occidental y sitúa la bicicleta eléctrica como el vehículo más vendido en el planeta.

En fin, en realidad, lo que interesa saber aquí es que en el trayecto de esta ruta las estaciones para el alquiler de estas bicicletas se encuentran en Burgdorf y Langnau y que a lo largo del trayecto hay varios puntos (si es necesario) para cargar baterías. Es aconsejable descargarse un app que contenga un mapa muy fácil de seguir y una audioguía que te vaya avisando cuando haya algo interesante.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Emmental (@emmentalvalley) on


Cómo volar desde España

Mucha gente piensa que la capital de Suiza es Ginebra. O Zúrich. Pues no. Es Berna. Sin embargo, si quieres coger un avión directo desde España, no es posible llegar a Berna. Tienes que ir al aeropuerto de Zúrich o Ginebra. 

Así lo aconsejable para llegar a Burgdorf es volar a Zúrich, alquilar un coche y bajar por carretera hacia el sur. Te plantas allí en una hora y media aproximadamente (son algo más de 100 kms). De todos modos,  hay que decir que la ciudad de Berna se encuentra estratégicamente ubicada en el centro del país helvético, por lo que es accesible también en tren, autobús o coche.


Dónde dormir

Existe en la zona una variada oferta de alojamiento. Eso sí, hay que tener en mente que no es un país lo que se dice barato. Más bien al contrario. Hay que buscar bien, combinando el precio y la reputación y los servicios que ofrecen. Un buen hotel difícilmente te bajará de los 100€ la noche. Hay algún Bed & Breakfast, incluso cabañas rústicas muy recomendables cuyas tarifas oscilan los 70€ por noche.

Nosotros nos alojamos en el "Lancafe mit Mini Hotel", un 3 estrellas al norte de Berna y a un par de kilómetros al sur de Burgdorf. Ideal, la verdad. Parking gratuito y las habitaciones, cómodas y limpias. El desayuno sin pegas, bastante variado. El dueño muy amable nos explicó todo lo que quisimos saber. En fin, una opción a tener en cuenta para el que decida organizar esta escapada.


Puntos de interés en la ruta

Como decía antes, Burgdorf es el punto de salida de la ruta del queso Emmental. Allí alquilas la bici eléctrica y a pedalear (o a dejarse llevar). Es un itinerario muy interesante, está muy bien diseñado, puesto que se muestra desde la producción de la leche hasta la exportación del producto final y, por supuesto, propone experiencias tales como aprender a ordeñar una vaca, hacer el queso o intentar tocar la trompeta alpina. Tiene su gracia. Sobre todo si viajas con niños.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Emmental (@emmentalvalley) on

La aplicación que te permite seguir la ruta está pensada tanto para iPhones como para Android y dispone de 21 puntos de interés. El recorrido no es sencillo y tiene sus ascensos (estamos en Suiza, recuerda). Sin embargo, la e-bike, en este sentido, ayuda a aliviar el esfuerzo y permite que todos los niveles puedan hacer la ruta sin romperse las piernas. Para empezar es recomendable darse una vuelta por Burgdorf, un pueblecito medieval entrañable. Luego la carretera se enfila bordeando el río Emme y allí el paisaje es de un bucolismo maravilloso. Al más puro estilo Heidi.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by MARTA (@martamartemarta) on

Hay muchas tentaciones para parar y contemplar el paisaje. Pero el tiempo es el que es. Desde allí es interesante detenerse en Löwen Heimiswill donde se suelen celebrar eventos como el “la fondue de la luna llena”. Pero la mejor parte está cuando alcanzas el pueblo de Affoltern, donde puedes experimentar un tour guiado –Emmental Schaukäserei– sobre cómo elaboraban el queso antes y cómo lo hacen en la actualidad. Aparte, tienen una tienda para comprar delicatessen, un restaurante donde se come magníficamente y un divertido parque temático sobre el queso para que los más pequeños se entretengan.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by May-Liss Heggland (@ostefrue) on


¿Por qué se forman los agujeros en el queso Emmental?

La producción de este icónico queso se remonta a la Edad Media (s. XIII) y es originario de los Alpes Suizos, cuando nació como queso típico d’alpage, ya que se elaboraba en la montaña durante los meses de verano. Como hemos comentado antes, toma su nombre del valle (tal en alemán) del río Emme. El auténtico Emmentaler AOC (denominación de origen) se fabrica en ruedas enormes de un diámetro de entre 80 y 100 centímetros, y puede llegar a pesar entre 75 y 120 kilos.

En cuanto a los famosos agujeros u “ojos” o de este queso -que se confunde con el gruyere, que ojo: no tiene agujeros- son el resultado de la fermentación del ácido propiónico. Tienen entre 2 y 4 cm y se forman durante el proceso de fermentación, cuando se produce ácido carbónico, que se acumula en las diferentes partes del queso sin poder escaparse por la corteza. Pueden ser menores o mayores, redondos u ovalados.

De hecho, en los controles de calidad a los que se somete el queso Emmentaler AOC se tienen muy en cuenta sus agujeros: unos ojos alargados pueden considerarse una  deficiencia, y aunque no tiene incidencia sobre el sabor, determina un descenso en la escala de calidad. Está probado que un queso de ojos grandes y alargados tiene un sabor más suave que el que presenta los agujeros redondos.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Emmentaler AOP (@emmentaleraop) on


Más información

Para saberlo todo sobre el Emmental, los permisos para visitar queserías y otras instalaciones lo puedes ver en Emmentaler Switzerland, Kapellenstrasse, 28. 3001 Berna. 031-388 42 42. 

Más ofertas y recomendaciones