Singapur: la ciudad del futuro que se puede visitar hoy

07, 05, 2017

Aunque en los últimos años ha aparecido en las listas de "mejores lugares para visitar" del New York Times y Lonely Planet, Singapur sigue siendo uno de los secretos mejor guardados en Asia.

Esta isla ciudad-estado en el extremo sur de la península de Malasia es más que un próspero centro de negocios repleto de expatriados. Es el epicentro de la innovación, una selva urbana que respeta la selva, un destino gourmet donde las culturas asiáticas vecinas se funden en una sola cocina. En pocas palabras: si lo que quieres es visitar ya la ciudad del futuro, Singapur es tu destino. Y, ahora sí, ¿por qué merece la pena visitarlo?


1. En Singapur nunca nada se repite dos veces
La deslumbrante arquitectura moderna de Singapur compite con Dubai y Hong Kong y les roba titulares y portadas. Pero este Nuevo Mundo de fastuosos rascacielos convive tranquilamente con el Viejo Singapur de siempre. Templos hinduistas y budistas, centenarios edificios coloniales e hileras de tiendas de colores contrastan con el creciente horizonte de impetuosos rascacielos. Y teniendo en cuenta que la ciudad le ha ganado un 22% de espacio al mar, Singapur definitvamente sigue creciendo.


2. En ningún otro lugar podrás contemplar "súper árboles"

Si tuvieramos que imaginarnos cómo serían los árboles en una ciudad del futuro, serían como los Supertrees de Singapur. Pero, ¿imaginarías además que generan energía solar y almacenan agua de la lluvia? Pues también. Estos "súper árboles" son jardines verticales, equivalente a lo que serían 16 pisos de altura, incluyen 2 biodomos que alojan flora y fauna de todo el mundo y la cascada interior más alta del mundo. Una de las maneras más impresionantes de de ver la ciudad es recorriendo una pasarela suspendida que serpentea a lo largo de los Súper Árboles y cuyo paisaje de fondo son los jardines, el skyline y el Mar de la China Meridional.


3. Aquí no te sentirás fuera de lugar

Una de las primeras cosas que percibe un visitante al aterrizar en Singapur es lo limpio y ordenado que está todo. Las imágenes de calles caóticas, motocicletas y coches circulando frenéticamente o el cielo saturado de polución es de otras ciudades asiáticas, no pertenecen a Singapur. Si a eso le añadimos que el idioma oficial es el inglés, que los taxis están siempre atentos y son baratos, que los trenes son rápidos y la isla es muy manejable (40 kilómetros de ancho), comprobarás lo sencillo que es moverse por esta ciudad.

La historia de Singapur como centro de comercio internacional ha provocado que convivan cuatro idiomas oficiales, incluyendo el inglés. Eso permite que puedas vagar y descubrir la última moda en Haji Lane, comprar fruta fresca en el mercado de Tiong Bahru y perderte por las cafeterías hipster de Jalan Besar para pasar un día de lo más divertido, incluso si eres de los que te gusta planificarlo todo.


4. Es mucho más verde de lo que puedas pensar

Casi la mitad de Singapur es espacio verde, incluyendo 300 parques y 4 reservas naturales. Uno de los lugares más extraordinarios es el Jardín Botánico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que incluye la muestra más grande del mundo de la flor nacional de Singapur: la Orquídea. El Jardín Nacional de Orquídeas cuenta con más de 1.000 especies, algunas con nombres de celebridades como Jackie Chan y Andrea Bocelli. Escápate para tomarte un descanso en esta ciudad que sorprende por su capacidad para el relax en medio de prados, lagos y una naturaleza que cautiva.


5. Te podrás dar un chapuzón en la que quizás sea la piscina más bestial del mundo

El hotel Marina Bay Sands se eleva como un monumento megalítico del siglo XXI, y en su azotea, hay un SkyPark a una altura de 57 plantas que no te puedes perder. Tiene el tamaño de tres campos de fútbol, donde hay bares y restaurantes, una plataforma de observación y la piscina infinity más alta del mundo. Las vistas son inolvidables.
Incluso el viajero más experimentado no podrá evitar hacerse un selfie con vistas al horizonte : el hastag #marinabaysands tiene más de 810.000 imágenes en Instagram. Con una vista como esta, es difícil resistirse a exhibirse un poco.


6. Podrás viajar por todo el mundo sin salir de la ciudad

Como un cruce de caminos, Singapur es una mezcla de culturas y religiones. Templos hinduistas y budistas conviven con iglesias cristianas y mezquitas en el mismo espacio, algunas incluso están unas al lado de las otras. La diversidad de sus distritos fue creada por inmigrantes hace ya un tiempo : Chinatown, Little India, Kampong Glam (malayo) y Joo Chiat (Peranakan), así como una fuerte influencia europea desde la época colonial son un buen ejemplo.
Es toda una aventura adentrarse en estos barrios para ir de compras, comer en los puestos callejeros de la calle o saborear el aroma de lo asiático. Lo mejor de todo, es que todo se puede hacer a pie o en breves trayectos de taxi.


7. Los puestos callejeros de comida están a otro nivel

El crisol de culturas se representa en la cocina local. Y donde mejor se manifiesta es en los puestos callejeros. Imagínate una ciudad que pueda reunir a las mejores tiendas ambulantes de comida... pues es lo que hay aquí. Maxwell Food Centre es la más popular, pero hay muchas más esparcidos por toda la ciudad. La comida es barata, la zona está limpia y los sabores son espectáculares. No te vayas sin conseguir un plato de arroz con pollo, cangrejo chili, laksa y roti prata, y tal vez un satay para el camino.
La comida en la calle es tan buena aquí, que dos puestos callejeros estaban entre los 29 restaurantes que consiguieron una estrella Michelin en el lanzamiento de la Guía Michelin de Singapur en el 2016 (solamente una entre las 25 ediciones impresas de todo el mundo). Sibaritas tomad nota: esto significa que se puede conseguir una comida con estrella Michelin por tan solo 3 dolares. Eso te deja más presupuesto para una cena con tres estrellas Michelin en el restaurante de Joel Robuchon o en otros seis restaurantes poseedores de dos estrellas.


8. Singapur también tiene un lado salvaje

A pesar de ser más pequeño que Andalucía, una buena parte de Singapur está sin desarrollar. La Reserva Natural de Bukit Timah es el pico más alto de Singapur y el hogar de la selva tropical, ideal para una caminata en un area donde hay monos, aves y un intenso manto de vegetación tropical. Una línea de ferrocarril abandonada se ha convertido en el “Corredor Verde” – algo así como el High Line de Nueva York, aunque más verde – un recorrido todavía en creación que atraviesa la isla y es muy popular para hacer footing. Para una escapada auténtica, haz un corto viaje a Bumboat Palau Ubin, una isla escasamente poblada (si no contamos la vida salvaje) sin electricidad. Se trata de una excursión de un día muy recomendable.


9. La base ideal desde donde descubrir el resto del sudeste asiático

El aeropuerto internacional de Changi es un destino en sí mismo: ha sido nombrado el mejor aeropuerto del mundo durante cinco años consecutivos por Skytrax. No es de extrañar si consideramos su alta gama de tiendas, la piscina en la azotea, dos plantas con jardines de mariposas y un teatro libre con sesiones continuas de películas las 24 horas, por no mencionar que es un modelo de eficiencia: las piezas de equipaje aparecen generalmente 15 minutos después del aterrizaje. Lo que es aún mejor acerca de Changi es que es un centro muy bien conectado con otros destinos asiáticos, lo que significa que no está lejos de otros destinos del Sudeste Asiático y puedes organizarte una escapada si has estado unos días explorando Singapur.

Ofertas relacionadas Ofertas relacionadas; Más

Más ofertas y recomendaciones