Dónde viajar en verano. 6 destinos a tener en cuenta.

¿Aún sin planes para las inminentes vacaciones de verano? ¡Que no cunda el pánico! Aquí encontrarás la inspiración que necesitas. Relájate, respira hondo e imagínate ya en uno de estos 6 destinos.


Austria y sus 35 picos

Cuando se acerca el verano, muy poca gente piensa en Austria. Lo solemos asociar con la nieve y el esquí. Cuando hace calor, la mayoría mira hacia abajo, hacia el sur. El norte es oscuro y frío. Pues no es cierto. Uno de los lugares del mundo con mejor luz y color en julio y agosto es Austria. Sin duda. Los veranos son una maravilla. Además, si tenemos en cuenta que el calor es cada vez más insoportable en el sur, ¿por qué no ir rumbo norte y buscar un clima más agradable? En verano en Austria las temperaturas no suelen superar los 28 grados y, cuando llega la noche, refresca y el termómetro se sitúa por debajo de los 20º. Se duerme como un angelito, sin tener que abrir las ventanas de par en par.

Austria es un esplendoroso plan verde. Un plan sano. Tiene 35 picos con más de 3.500 metros y su bosque ocupa el 40% de su territorio. Es perfecto para familias y para viajeros que amen la naturaleza. Es muy aconsejable cogerse un coche y ir de pueblo en pueblo, parando, admirando sus paisajes, comiendo (no hay que olvidarse de catar el el Apfelstrudel -pastel de manzana- y la famosa tarta de chocolate Sacher). Hay rutas de todo tipo. Es especialmente interesante la que va de Salzburgo hasta Viena, la Ruta Romántica, que atraviesa los paisajes más hermosos del Salzkammergut, de la zona prealpina y de Wachau, por 20 localidades de especial interés turístico. Esta vía, frecuentada por romanos y celtas, constituía ya en aquellos tiempos, una ruta comercial importante.

Santorini: La mejor isla de Europa

Está claro que la isla de Santorini – una de las Cícladas griegas – no es una recién llegada al mundo de los viajes. Lleva muchos años siendo una de las preferidas entre muchos viajeros. Sus playas de Perissa, Kamari o la de Red Bead son una pasada. Lo que se dice paraísos terrenales. Es uno de esos veranos soñados, a la orilla de un mar azul, una buena comida en una terracita y luego un paseo para contemplar uno de los amaneceres más brutales del planeta: el camino que hay desde Fira hasta Oia.

Pero Santorini es mucho más que playas, casas blancas y vistas. Son sus vinos, es la historia, cultura y la peculiar arquitectura. Por algo fue elegida en el 2016 por los viajeros de la web Tripadvisor  como la mejor isla en Europa, y la segunda del mundo. Solo por detrás de la isla Maui, en Hawai. Es una isla donde se respira Mediterráneo en estado puro. Además, por si fuera poco, la crisis sufrida en los últimos años ha hecho que los precios no estén por las nubes, sobre todo, en Atenas. En definitiva, una magnífica opción para este verano. Bueno, bonito y barato.

San Francisco y sus festivales

En realidad hay dos factores que convierten a San Francisco en una extraordinaria opción para viajar este mes de julio: por un lado, los festivales. Si te gusta la vida en la calle, hay un montón de eventos interesantes en julio. Y con el clima agradable – alrededor de 20º – que suele haber en esta época, caminar por sus calles apetece. Destaca el Filmore Jazz Festival, por ejemplo, que ofrece conciertos gratuitos por toda la ciudad a principios de mes. Y luego hay que tomar nota de los diversos festivales de cine como el Frozen Film Festival (20 a 23 de julio) o el Iewish Film Festival (20 de julio a 6 de agosto).

El otro tema son los billetes de avión. Están muy baratos en estos dos últimos años. De hecho, cada vez más, las aerolíneas están apostando por el low cost de larga distancia. Se habla de Norwegian con billetes al aeropuerto de Oakland; y la nueva compañía aérea Level se ha apuntado en los últimos meses con precios increíbles a varias ciudades de California. De hecho, se puede viajar a San Francisco por menos de 400€ ida y vuelta. Impensable hace unos años.

Los emergentes Países Bálticos

No es del todo cierto que este sea un destino emergente. Pero casi. Porque año tras año se van destapando excepcionales cualidades que permanecían ocultas. Esos 3 países – Lituania, Estonia y Letonia – que a principios de los años 90 dependían de la URSS, desde entonces se están abriendo al resto del mundo, creciendo en belleza, en fondo cultural, y adquiriendo su propia personalidad. Es como si hubieran despertado de una pesadilla. Ya no queda rastro de sus tiempos grises y desangelados. Por eso es una de nuestras recomendaciones para este próximo mes de julio. Porque están en un punto muy dulce.

Las 3 capitales son Tallinn, Riga o Vilnius. Son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, pero son muy diferentes entre sí. Tallin es medieval, Vilnius es barroca y Riga es más austera con torres de ladrillo y tejados de cobre, al estilo escandinavo. Es muy aconsejable, sobre todo, visitar la vieja ciudad de Tallin. Tiene un encanto entrañable. Es como el típico pueblecito de un cuento de hadas, tejados cónicos de tejas naranjas a dos aguas, con cubiertas verdes de zinc, grises de pizarra, rojas. Vale la pena pasearse por su centro histórico. No es muy grande y es muy tranquilo (aunque es cierto que cada año, en según que épocas, hay más y más turistas).

 

A post shared by visittallinn (@visittallinn) on

Rumanía barata

La agencia de viajes británica Hoopa ha seleccionado una lista de los destinos más baratos del año -han hecho encuestas en exactamente 84 ciudades- , según lo que cuesta una comida, una botella de vino, un trayecto en taxi o el hotel. Bucarest, la capital de Rumania, está situada en el cuarto lugar de esta lista. Hay solo 3 destinos más baratos, Cartagena (Colombia), El Cairo (Egipto) y Sofía (Bulgaria). El coste medio diario (en destino) cuando viajas a Bucarest son 43,87 libras (51,78€).

Este importe se ha calculado teniendo en cuenta el precio promedio por día del alojamiento en un hotel, comidas y bebidas, el taxi y el entretenimiento y actividades. De hecho, si miramos solamente el apartado de alojamiento, Bucarest estaría en el tercer puesto como ciudad más asequible, puesto que la tarifa media para hospedarse dos personas una noche en un hotel es de 50€ para dos, o 25€ por persona. Otro ejemplo: allí una botella de vino –piensa que uno de los principales símbolos de la ciudad es la uva- en un restaurante sale por 5,80€. En definitiva, otro destino muy recomendable con una buenísima relación calidad-precio a considerar para viajar este mes de julio. Toma nota: los montes Cárpatos y la visita a la casa de Drácula es un magnífico plan.

 

A post shared by Donmanique (@dom__hardy) on

De aniversario en Canadá

Los canadienses saben bien cómo organizar una fiesta. Su calendario anual, repleto de festivales, les ha permitido prepararse para la Big One, el sesquicentenario de Canadá.  Con 150 años como nación, el país planea la mayor celebración del Día de Canadá, el 1 de julio, que haya vivido jamás. 

Por eso, si estás pensando en visitar este destino, este verano será el momento ideal. Y no solo por la fiesta, sino también por todos los atractivos que este país es capaz de ofrecer. No en vano, Canadá ha sido elegido por la comunidad de expertos viajeros de Lonely Planet como el mejor destino para viajar en 2017. 

Las posibilidades son infinitas: desde una aventura en las Rocosas -con kayak incluido- hasta un road trip por la Trans-Canada Highway, la carretera más larga del mundo; pasando por la visita a ciudades tan interesantes como Vancouver o Quebec. Y todo ello, sin olvidar, el bello estruendo de las famosas cataratas del Niágara.

 

A post shared by mountain moments (@jamie.junker) on

¡Felices viajes!

 

Show 0 Comments